!Qué siga la ronda! Reviewed by Momizat on . El próximo 15 de marzo “Los rondadores de Pueyo” celebrarán medio siglo de andanzas. Una jornada muy especial para todo un pueblo, que brindará su merecido home El próximo 15 de marzo “Los rondadores de Pueyo” celebrarán medio siglo de andanzas. Una jornada muy especial para todo un pueblo, que brindará su merecido home Rating: 0
Alegria de Monzon y Cinca Medio: AlegriadeMonzon » Portada » !Qué siga la ronda!

!Qué siga la ronda!

!Qué siga la ronda!

El próximo 15 de marzo “Los rondadores de Pueyo” celebrarán medio siglo de andanzas. Una jornada muy especial para todo un pueblo, que brindará su merecido homenaje a este grupo de aficionados a la música con fama -bien merecida- de hacer pasar un buen rato a quien se encuentra con ellos. La fiesta comenzará con una misa baturra, continuará con el descubrimiento de una placa conmemorativa en el local social, también se inaugurará una exposición fotográfica sobre sus 50 años y concluirá con una comida popular con visos de prolongarse hasta que se ponga el sol.

Para conocer sus inicios hemos de remontarnos a 1967, momento del nacimiento de la rondalla de Pueyo de Santa Cruz. La formación llegó a reunir a alrededor de medio centenar de personas, pero por diferentes motivos (el más importante la marcha de gente del pueblo) finalizó su actividad el 1 de mayo 1974, con una última actuación en Fraga. El germen de “Los rondadores de Pueyo” fue la rondalla, de eso no hay ninguna duda, y su primera aparición fue en la ronda de los quintos de 1970. “Los dos años anteriores no hubo celebración y por lo tanto no se salió a rondar. Aquella vez fue la primera que los del pueblo acompañamos al cantador José María Berdala, (el cantador de Binaced)”. Desde entonces y hasta ahora la tradición se ha mantenido viva y han sido los encargados de poner la música por las calles de la población cada fiesta de quintos.

“Estos 50 años no son solo la historia de los rondadores, sino que es la historia de todo un pueblo. Sin la participación de todos los vecinos, nada hubiera sido posible”, explican varios de ellos. Durante mucho tiempo lo de ensayar era una quimera y cuando llegaba el día cogían los instrumentos y amenizaban la jornada. “A veces no sonaban como debía, pero ahí hemos estado al pie del cañón para rondar por todo el pueblo a mozas, críos, abuelos y a quien hiciera falta”, rememoran. Antes del año 70, eran los músicos de la orquesta contratada para actuar ese día los que acompañaban al cantador de jotas. La fiesta hace ya varias décadas que se cambió de fecha y pasó a celebrarse el domingo de Pascua,la víspera de acudir a la ermita de la Alegría. Una jornada donde el pueblo rebosa vida con el regreso de aquellos que marcharon tiempo atrás, y que ahora vuelven acompañados de sus hijos, los cuales no quieren perderse un día tan señalado en el calendario.

Además de Berdala, primer cantador al que acompañaron unos jóvenes rondadores, otros nombres míticos de la jota han pasado por Pueyo, desde Vicente Cambra, Joaquín Campodarbe, Luis Otín, Prudencio García, Manuel San Juan (conocido como “El Manco”) o José Bescos. Sin olvidarnos de Paco Lasierra, “El Chato” que lleva 25 años acudiendo a una cita imprescindible para él. En todo este tiempo recuerdan numerosas anécdotas; por ejemplo en 1986 se trajo a dos joteros llegados de las Cinco Villas debido a que ese día se celebraba también un homenaje a Vicente Cambra en su pueblo , Morillla, y todos los cantadores de la zona estaban allí. “Vinieron un par de Tauste, cantaban muy bien, pero no sabían improvisar y les teníamos que hacer las letras de las jotas nosotros”, recuerda uno de los integrantes de la formación. Otra data de 1993, en aquella ocasión debido a un mal entendido no llegaron los cantadores, pero la ronda no se suspendió y la hicieron los del pueblo. “Entre mi hermana Maribel, Patri Español y algún rondador que nos ayudó a inventar alguna jota solucionamos la situación”, explica Antonio Moret.

Durante los inicios las rondas eran más cortas y solo se cantaba a las chicas solteras; mientras que ahora se canta en todas las casas. También los tiempos se han alargado y ahora terminan pasadas las nueve de la noche. “Lo que antes eran unas magdalenas y un porrón, ahora se ha convertido en pan con tomate y jamón. Hambre y sed no pasamos”, ríen a carcajadas. Un grupo de amigos capaces de unir a los vecinos al son de su música. Incluso si algún año no hay ningún quinto se celebra igual. “Se ha convertido en una fiesta institucional. El que viene por primera vez, al año siguiente repite y acompañado de dos amigos… Como curiosidad podemos decir que la mayoría hemos rondado a nuestros propios hijos”.

Otra de las características es la letra de las jotas. Los propios del pueblo son los que le van diciendo al cantador de donde cojea cada uno, para introducir alguna estrofa simpática. “Tocar un poco las narices, pero de buena manera”, nos explican. Tampoco quieren olvidarse de Marta Peruga, con raíces en Pueyo y que intenta no perderse la ronda anual. Además gracias ella han participado joteros como José Luis Urben e Iñaqui Reta. “El poder contar con Marta es un lujo para los rondadores y para todo el pueblo”, señalan.

Nueva etapa
En 2004 la mayoría de los integrantes de los rondadores deciden tomarse las cosas más en serio y afrontar una etapa más “profesionalizada”. Comienzan a ensayar con regularidad bajo la batuta de José Antonio Millera e incluyen en su repertorio otras piezas musicales y nuevos cantos, que sin dejar la jota, animarán mucho más al grupo. Además se producen varias incorporaciones con nuevos instrumentos como el acordeón de Manolo. Esta fue su época más prolífica, ya que actuaron por numerosas poblaciones de la provincia: Esplús, Fonz, Conchel, Selgua, Huerta de Vero, Puértolas, Pallaruelo de Monegros, varias despedidas de soltero en Barbastro y Monzón, etc.

También han recibido diversos reconocimientos durante su amplia trayectoria.Fueron galardonados como Folcloristas Altoaragoneses del Año en 1996 y un poco después se les homenajeó en Albalate; además en 2009 fue la Comarca la que los distinguió por mantener viva la tradición de acompañar a los cantadores en las rondas.

Fiesta del 15 de marzo
Durante los quintos del año pasado varios de sus integrantes comentaron que en 2020 se cumplía medio siglo desde la primera ronda. Para conmemorar este aniversario, realizarán el próximo domingo 15 de marzo una jornada festiva en Pueyo de Santa Cruz. El día comenzará con misa baturra cantada por la Asociación Folklórica del Somontano a partir de las 11.30 horas. Después llegará uno de los momentos más emotivos con el descubrimiento de una placa colocada en el local social, que pasará a denominarse “Rondadores de Pueyo”; continuará el programa con una ronda jotera para encaminar a los participantes hasta el centro socio cultural donde se expondrán las fotos recopiladas sobre estos 50 años. Después habrá comida popular, donde esperan reunir a alrededor de doscientas personas. “Estamos muy orgullosos y sobre todo nos gustaría destacar que esta ronda ha servido para aprender a trabajar en grupo, convivir y aunar varias generaciones en un mismo acto muy esperado por todos”.

Para concluir, recordamos una de las estrofas que no falta cada año en esta jolgoriosa población mediocinqueña el domingo de Pascua: «Ronda de Quintos en Pueyo, que no tiene parangón, la ronda más cojonuda, de todo el Altoaragón».

© WebHuesca Diseño Web en Huesca y Provincia para Alegría de Monzón y Cinca Medio

Scroll to top