Devorando la pista Reviewed by Momizat on . Unas cuarenta chicas forman parte del equipo femenino del Centro Atlético Hinaco Monzón que compite en la Liga de Clubes de Primera División. Un grupo tremendam Unas cuarenta chicas forman parte del equipo femenino del Centro Atlético Hinaco Monzón que compite en la Liga de Clubes de Primera División. Un grupo tremendam Rating: 0
Alegria de Monzon y Cinca Medio: AlegriadeMonzon » Deportes » Devorando la pista

Devorando la pista

Devorando la pista

Unas cuarenta chicas forman parte del equipo femenino del Centro Atlético Hinaco Monzón que compite en la Liga de Clubes de Primera División. Un grupo tremendamente joven, con hambre de evolucionar para así dejar el nombre de su club lo más arriba posible. Una generación de atletas que con el paso del tiempo está adquiriendo un alto nivel y que a buen seguro nos va a dar muchas alegrías en un futuro cercano.

La ciudad de Monzón tiene un idilio con el atletismo desde mucho tiempo atrás. Sus buenos resultados a nivel nacional son una constante durante las últimas décadas y le han servido para ganarse el respeto de los rivales. Pero como se suele decir, no se puede vivir del pasado, por eso desde el club siguen trabajando de manera incansable para seguir alimentando el semillero de atletas de presente y futuro. Dentro de la entidad queremos destacar al equipo femenino de Primera División. Año a año viene demostrando un crecimiento constante, esto hace albergar un porvenir alentador. “Este año nos volverá a tocar pelear por la salvación en la categoría, pero poco a poco estamos demostrando un nivel cada vez mejor y que contamos con un importante margen de crecimiento”, explica Eloy Mur, director deportivo del Centro Atlético Monzón.

El prometedor conjunto está encabezado por atletas veinteañeras como Alicia Raso, Elena Daniel, Laura Pintiel, Nerea Supervía o Laura Cuy por citar a algunas de ellas. El contrapunto lo pone la veterana Nuria Sierra, que pone su experiencia a disposición del equipo. “Tenemos un grupo de chicas que está irrumpiendo con fuerza y eso nos está permitiendo un relevo generacional. Una de las claves del éxito es conseguir dar salida a estas atletas y además lograr que con el paso del tiempo sigan con nosotros y no abandonen este deporte”. El trabajo de entrenadores como el propio Eloy Mur, Phondy, Ricardo de la Fuente, Jimy o Ricardo Verdugo está dando sus frutos.

Del grupo que esta temporada está compitiendo en la liga de clubes, más de la mitad lo forman atletas de Monzón y alrededores. El resto lo completan chicas de equipos filiales como el Fraga Bajo-Cinca o el Zaragoza Atletismo. “Esta relación es beneficiosa para ambas partes. Por un lado las chicas que van a estudiar a Zaragoza cuentan con la posibilidad de seguir trabajando durante la semana con entrenadores de confianza y por otro podemos utilizar atletas de ese club para cubrir carencias en algunas pruebas con escasez de gente o con un bajo nivel”, resaltan desde Hinaco Monzón.

En Monzón encontramos a un buen número de deportistas con un nivel más que aceptable en pértiga, 100 vallas, 4×100, 100 lisos, 200, 800… pero donde más dificultades encuentran es en las disciplinas de lanzamiento: martillo, jabalina, disco y peso. “A las chicas nos les gusta hacer lanzamientos y tenemos serios problemas para competir en estas disciplinas, aunque poco a poco estamos trabajando en ello y los resultados se empiezan a notar”, resalta uno de los entrenadores del Centro Atlético Monzón.

Hace apenas cinco años el equipo deambulaba por categoría regional con escasez de integrantes y con muchas dudas sobre el futuro, pero el trabajo ha dado sus frutos. En la actualidad Monzón compite mano a mano con equipos de ciudades como Valladolid, León, Cartagena, Vigo, Alcorcón, Sabadell, Pontevedra, Oviedo, Tenerife, Elche… “Debemos ser la población más pequeña que milita en esta categoría. A nadie le sorprende vernos compitiendo de tú a tú con cualquier equipo, ya nos conocen. Tenemos nuestras dificultades, pero también contamos con la ventaja de ser una gran familia. Aquí no pagamos a nadie, pero ofrecemos un trato cercano y familiar. La mayoría valora eso, por encima de los 400 o 500 euros anuales que te pueden ofrecer por competir en otros equipos”.

La reestructuración de la Escuela de Atletismo (desde los siete años hasta que terminan Cadetes) es otra de las claves de la buena salud del club en estos momentos. Aquellos que deciden continuar en el club se ponen en manos de un entrenador especializado de la disciplina por la que se decanten. Corren tiempos donde la oferta de ocio y deporte se ha multiplicado respecto a la de hace un par de décadas, por ello cada vez es más importante cuidar cada uno de los detalles. “Son muchos los que se quedan en el camino, pero al menos estamos consiguiendo que otros continúen en este deporte. La adolescencia es una época complicada y también la salida hacia la universidad, pero todo es compatible. La ventaja que tenemos en Monzón es el prestigio del atletismo y la seriedad con la que se trabaja en todas sus disciplinas, sin olvidarnos de la diversión”.

Las instalaciones, la labor de los entrenadores y el apoyo de la Federación junto a instituciones o patrocinadores son algunos de los pilares sobre los que se sustenta el resurgir del atletismo español. Un deporte que durante un tiempo ha estado atravesando su particular travesía en el desierto, para ahora comenzar de nuevo a ver la luz. “Tener un referente dentro del club o alguien a nivel regional o nacional donde fijarte motiva a los más jóvenes. En estos momentos pensar en vivir del atletismo es prácticamente imposible en España. Llega un momento en el que solo siguen los que realmente siente pasión por este deporte”. Eloy Mur resalta de forma positiva el apoyo recibido por parte de la Federación Española a la hora de formarse como entrenador, y es que tanto él como Ricardo Verdugo han acudido a concentraciones a nivel nacional donde han podido seguir aprendiendo y progresando en su labor. En el otro lado de la balanza resalta la centralización existente en este deporte y asevera que la Federación tiene que cuidar también los pequeños núcleos como Monzón.

Volviendo con el equipo femenino, su próxima cita tendrá lugar a mediados de junio, casi con total seguridad en Valencia, allí se jugará con otros ocho equipos la permanencia en la categoría. Tras los resultados cosechados en las dos primeras jornadas todo hace indicar que se logrará el objetivo sin demasiadas dificultades. “La totalidad del equipo trabaja o estudia, por lo que es complicado coordinarnos a la hora de realizar viajes largos como por ejemplo a Valladolid el pasado mes de mayo. La solución en ocasiones es madrugar mucho y viajar en el día. Es duro saltar a la pista y competir al 100% cuando llevas tantas horas en un autobús y has dormido menos horas de las necesarias. Pero el talento y la ilusión de estas chicas lo compensa”.

En cuanto a objetivos más a largo plazo, desde el club están convencidos que muy pronto la pelea será por estar entre las mejores de la categoría. “Subir a División de Honor no es una obligación. Contamos con chicas que están entrenando muchas horas cada día y con medallas en campeonatos de España en categorías inferiores a sus espaldas, pero a pesar de ello no queremos lanzar las campanas al vuelo. Lo importante es tener un equipo competitivo donde las chicas de la Escuela de Atletismo de Monzón tengan una buena salida para competir”. Tanto ellas como el equipo masculino siguen demostrando temporada a temporada que el ADN montisonense hace posible cumplir metas en una pista, que desde fuera se antojan inalcanzables.

© WebHuesca Diseño Web en Huesca y Provincia para Alegría de Monzón y Cinca Medio

Scroll to top