Aleix Vila, graffitero emprendedor Reviewed by Momizat on . A sus 25 años Aleix Vila iniciará en breve su aventura empresarial en Monzón. Una tienda-estudio, en un local alquilado de la calle Ignacio Luzán en el barrio d A sus 25 años Aleix Vila iniciará en breve su aventura empresarial en Monzón. Una tienda-estudio, en un local alquilado de la calle Ignacio Luzán en el barrio d Rating: 0
Alegria de Monzon y Cinca Medio: AlegriadeMonzon » Empresa » Aleix Vila, graffitero emprendedor

Aleix Vila, graffitero emprendedor

Aleix Vila, graffitero emprendedor

A sus 25 años Aleix Vila iniciará en breve su aventura empresarial en Monzón. Una tienda-estudio, en un local alquilado de la calle Ignacio Luzán en el barrio de la Estación, donde personalizará (ahora algunos dicen ahora “customizar”) prendas, complementos y cualquier objeto que le pidan y desde donde preparará los bocetos de graffitis que le encarguen, actividad que ya venía realizando anteriormente.

La elección de Monzón, como casi todo lo que está viviendo desde hace unos años, está directamente relacionada con su pasión por los graffitis. Sus estudios de artes gráficas le llevaron a trabajar hasta Alicante. En ese viaje en tren conoció a Selenna una estudiante montisonense, por la que ha dejado su residencia en Vals e iniciar su nueva aventura en tierras mediocinqueñas.

“Ha sido llegar y, como suelen decir, “besar el santo”. Fui a una inmobiliaria a buscar un local de alquiler y cuando les expliqué para qué lo quería me animaron e invitaron a que plasmará en la puerta de C3  lo que yo quisiera, que estuviese relacionado con Monzón. Tuve suerte ese día, mi carta de presentación antes de empezar a montar el estudio”, apunta Aleix.

Una historia que “Alegría” ha seguido paso a paso. Desde el boceto, los primeros trazos por la noche ya que había que hacerlo con la reja bajada, con visita de la Policía Local incluida y que tras comprobar que era un actividad permitida por la propiedad también se interesaron por el proceso, hasta los últimos detalles realizados el siguiente fin de semana, ya de día, cuando el establecimiento estaba cerrado. El resultado; una sencilla silueta nocturna, que es cuando empezó a realizarla, en la que destacan tres emblemas de la ciudad. El castillo, la catedral y el puente del Sosa, vigilados por una “templaria”. “Que sea una señora y no un caballero es un pequeño detalle a Asun Corral, la propietaria de la inmobiliaria, ya que sin conocernos de nada me regaló esta oportunidad de presentarme aquí, antes de iniciar mi actividad, teniendo una obra mía firmada en el centro de la ciudad”, nos enfatiza el joven Vila.

Un ejemplo de arte urbano, como algunos otros que hay en la localidad tanto en espacios públicos como privados, deseando se conviertan en norma habitual desterrando así otros mal llamados graffitis, realizados sin ningún talento al ser manchas de firmas, garabatos y frases o palabras de nula creatividad, que se convierten en actos vandálicos de mal gusto y, en numerosas ocasiones, de elevado coste su reparación.

© WebHuesca Diseño Web en Huesca y Provincia para Alegría de Monzón y Cinca Medio

Scroll to top